• El tiempo señalado

    El pasado día 18 de Mayo de 2016 tuvo lugar en Espacio Ronda, calle Ronda de Segovia, 50, 28005 Madrid, Espacio Ronda, la presentación de la última novela de María José Ros.

    Año 2018, 5778 en el calendario hebreo. Fecha clave para la Humanidad. La combinación de ambos representa el código “911”, encriptado en el Libro del Génesis. Es la Puerta de apertura al Conocimiento que traerá a la Tierra una Energía Superior procedente de la dimensión espiritual.

    Continúa
  • D-os nunca abandonó a su pueblo

    En los casi 5778 años de nuestra existencia desde Adam, hemos tenido la conexión al Creador a través del Arca del Pacto

    Continúa
  • El Zohar Explica los Finales 70 Años hasta la Redención

    Estas colecciones de citas del Zohar de la sección sobre parsha Mishpatim trata toda ella sobre los 70 años finales que conducen a la redención final (geulá). Nosotros las presentamos aquí en el orden en que aparecen en el Zohar:

    Continúa
  •  Cada Año tiene Significado, Este Año, 5774, es Especialmente Revelador

    ¿Siente usted la aceleración del tiempo? ¿Son sus ciclos de 7 días cada vez más cortos, con más presión para hacer las cosas y menos tiempo para hacerlas? ¿Siente la presencia espiritual, el bien y el mal, en nuestro mundo como nunca antes en nuestra vida, como si la distancia entre el cielo y la tierra se derrumbara?

    Continúa

Artículos desde KabbalahSecrets.com

2014-08-24 07:08:58 Jeffrey Meiliken

Este no fue el primer artículo que yo había planeado escribir después de mi prolongada interrupción de mis escritos. Estaba y todavía estoy escribiendo sobre como el anciano libro de 2000 años, el Zohar explica en detalle la expansión del Universo en el instante anterior al big bang; sobre los 38 años perdidos desde la Torah; el tiempo de aceleración; y el segmento final en el significado detrás del año 2014 de las series dentro del contexto de los 4 años finales hasta Mashiaj (el Mesias) en el 2018 (5778 CH). Los eventos y sus consecuencias de 2014 son descaradamente obvios para todo aquel que observe las noticias a medida que se desarrollan a nuestro alrededor.

 

Como hemos explicado en previos artículos sobre las 10 Expresiones (Mandamientos) y su conexión profética para nosotros hoy, cada versículo en la secuencia del párrafo 70 de la Torah, finalizando con el versículo 20:18, corrresponde a nuestro año calendario actual, el versículo 20:14, correspondiendo al año 2014, señala: “No tengas envidia de la casa de tu prójimo”. ¿No explica esto lo que estamos viendo a nuestro alrededor?

El último de los 10 Mandamientos:

Éxodo 20:14: “No tengas envidia de la casa de tu prójimo”

Esta Declaración de D-os es la última de los 10 Mandamientos, nuestra última oportunidad de ejercer el libre albedrío para escoger el amor y la misericordia sobre el odio y los celos. Sabemos lo que impulsa a Vladimir Putin, Hamas, ISIS y Boko Haram, el camino a través de sus flujos de sangre. Sabemos lo que alimenta las llamas de Ferguson. Pero es lo que elegimos en la cara de esto lo que importa ahora. La elección es más difícil que nunca, como era de esperar que sea con sólo 4 años por delante y sin más Mandamientos para ser puestos a prueba. Hemos tenido 5778 años para trabajar en nosotros mismos, 3330 de ellos con la Torah en la mano, por lo que sería difícil pedir más tiempo, pero podemos y debemos pedir ayuda. Ya sabemos lo que es nuestra naturaleza; si queremos conectarnos con el mundo espiritual, debemos mirar más allá de nuestra naturaleza animal. Esto no quiere decir que no hagamos nada. Cuando Assad estaba gaseando a sus ciudadanos indefensos, podríamos haber intervenido a continuación y extinguir el fuego mucho antes de que ardiera ISIS en todo el Oriente Medio, eso hubiera sido lo más compasivo, la acción de un buen vecino.

Como resultado de la construcción angélica del 3er Templo en Jerusalem, y consecuentemente la exponencialmente mayor intensidad de luz inundando nuestro mundo, grietas y fisuras se están abriendo a lo largo de toda la humanidad, todas emanando del punto central, al igual que los ríos que fluían desde el Gan Eden (Jardín del Edén). Contra reloj desde el Ébola en África del Oeste y Boko Haram en el Oeste Central de África a Gaza, a Pakistan, a Afganistan, a irán, a la crisis desesperada en Iraq y Siria causada por el ISIS, a la invasión de Putin en Ucrania, el floreciente antisemitismo en Europa y más recientemente los disturbios en Ferguson, Missouri, las grietas están llevando a cabo lo peor de Satán en su proyección de muerte, pues el mal intenta poder aniquilar todo lo bueno, enfrentando vecino contra vecino, tratando desesperadamente de borrar el mandamiento de amar a tu prójimo como a ti mismo mientras todavía puede.

Como vivimos a través de la profecía siendo completada, sabemos esto, kol tov, todo es bueno (para bien). Podemos estar destinados a luchar la batalla, pero la luz ha estado con nosotros desde el comienzo, y estará con nosotros hasta el fin. Hay una razón para que D-os ocultara estas 5 letras dentro de las 304.805 que componen Su Torah. Es el momento de que las comprendamos.

En Vaetjanan, leímos en la semana que Tish B ́Av sucede cada año, tenemos la repetición de los 10 Mandamientos seguida por el primer párrafo del Shemá e inmediatamente siguiendo a esto, en Vaetjanan 6:11 encontramos la expresión Kol Tov (כל טוב), la expresión Hebrea para “todo” o “todo es bueno”, que HaRav siempre dijo que era el más elevado y completo deseo que deberíamos hacer a alguien, pues esto incluye todo, por tanto tradicionalmente nos deseamos esto los unos a los otros haciendo L ́Jaim (Brindis por La Vida). Pero ¿qué significa relamente? ¿O para conectarse a qué? y ¿por qué es utilizado una sola vez en la Torah entera? Y ¿por qué se encuentra en el versículo 6:11, sabiendo que 611 es el valor de gematria de la misma “Torah”?

Por tanto, podemos asumir que tal frase común, utilizada una sola vez y colocada muy estratégicamente debe poseer algún poder importante, y sí, lo tiene. Lo que HaRav transmitió desde su maestro es que lo que cada vez está más alto es por lo general lo más importante. La primera palabra de esta frase pasada por alto es kol (CL) de valor numérico 50, como en las 50 puertas de Binah, y como tal la palabra siempre ha sido considerada por los cabalistas como una exresión definitiva y una conexión a la sefirah de Binah (Comprensión). También es considerada como una conexión a Yesod, pues incluye todas las 50 inter-incluidas sub-sefirot desde los 5 niveles más elevados de Z ́eir Anpin sobre ella. (Jesed, Gevurah, Tiferet, Netzaj y Hod). Yesod es el depósito de todo lo que llega desde arriba, y como tal, y como el justo, al cual está asociada, Yesod puede canalizar todo para nosotros.

Sin embargo, el valor ordinal de kol (CL, כל), en otras palabras el valor numérico del lugar que ocupan estas letras en el alfabeto Hebreo, es 11 y 12 respectivamente, un total de 23, y da la casualidad que encontramos la única expresión de Kol Tob (CL TtVB, כל טוב)en la Torah entera en el versículo número 11 del párrafo 23 de Devarim (Deuteronomio). Dicho esto, esto hace que el valor completo de la palabra kol (כל ) sea igual a 50 más 23, que es 73, el valor de la sefirah de Jokmah (Sabiduría), la dimensión de un nivel más alto que el de Binah. Ello también nos conecta al pirmer versículo de la Torah, cuyo valor numérico total es equivalente a la suma de todos los números enteros desde 1 a 73 (2701).

Ahora, la palabra tov (טוב), utilizada primeramente cuando D-os la pronunció en Bereshit (Génesis), “fue bueno (ki tov)” tiene el valor numérico de 17. También posee un valor ordinal de 17, teniendo por tanto un valor completo de 34 y cuando añadimos el kolel por las 3 letras, obtenemos 37, que resulta que es la dimensión interior de Jokmah (JCMH), en otras palabras el valor ordinal de Jokmah. Cada sefirot contiene a ambas, luz y vasija y posee una dimensión interior y otra exterior como lo hace también cada palabra. En el caso de Jokmah (JCMH), en que su valor numérico es 73, forma el número exacto de unidades en el número natral de la Estrella de .

Los números de la Estrella de la forma del Magen David, también conocida como la Estrella o el Escudo de David. Y lo mismo ocurre con el número 37 (el 3er número de Estrella), pero 37 es también el número de unidades en el hexágono central de este Magen David de 73 unidades, por tanto ellos están relacionados integralmente, siendo uno la dimensión interior del otro. Por favor, no piense que esto es coincidencia, pues el valor numérico de Israel, 541, nos da la Estrella 10ª, y mucho más, como resulta que 37 x 73 es también el mismo valor que la suma de todos los números enteros desde el 1 al 73. Dejando esto a un lado, sirve para mostrar la profundidad y el poder eterno con el cual nos conecta la simple frase, Kol Tov (כל טוב).

Las iniciales de Kol Tov (כל טוב), Caf (כ) y Tet (ט) son las letras (כט) sobre las que Abraham nos contó en el Sefer Yetzirah (El Libro de la Formación) representando e influenciando el mes de Av, por tanto, no es maravilloso que encontremos Kol Tov (CL TtVB) en una porción leída solamente en Av. Y dado que la letra Tet (ט) es la 9ª letra del alfabeto, tampoco es de extrañar que sea la porción que siempre es leída inmediatemente siguiendo al 9º de Av, el día de máxima luz del año, cuando el lado negativo tiene influencia en la mañana y cuando la consciencia del Mashiaj reina en la tarde, similar al primer día en Bereshit. Después de que D-os pronunció que la luz era buena, separó la luz de la oscuridad, día y noche.

Las letras finales, que Rav Brandwein de bendita memoria me enseñó que nos hablan del futuro, en la frase Kol Tov (CL TtVB), son Lamed y Bet (לב), que resulta que son la primera y la última letras de la Torah, ellas poseen el valor numérico de 32. Ellas representan universalmente los 32 Caminos de Sabiduría y los 32 Caminos del Árbol-de-vida. Similarmente, las 3 primeras letras (כלט) de Kol Tov (CL TtVB), representan las 3 columnas del Árbol-de-vida y nos dan un valor ordinal también de 32. Su valor completo, pues, es de 91, el de Amen, la unificación de YHVH con Adonai.

Cuando recitamos o leemos una expresión Hebrea con la comprensión y entendimiento de la tecnología espiritual detrás de ella y con el conocimiento de las puertas y vías de energía que abren para nosotros, nos convertimos en canales para esa luz, y la palabra se convierte en nuestra vasija (kli). De este modo, un canal abierto puede expandirnos infinitamente. Pero la llave es el corazón. Para abrirnos realmente a nosotros mismos y hacer realmente una diferencia, debemos tener la intención y no solamente un deseo por el amor del Creador, sino además un deseo para compartir. Esto no necesita ser una meditación prolongada, podría suceder en un instante, pero su cabeza y su corazón tienen que estar en el lugar (*MaQOM) correcto.

*N del T.

El valor completo de Kol Tov (כל טוב) es 50 + 17 = 67, que es realmente el valor numérico del Nombre Binah, que para nosotros es todo bueno

El valor completo de Tov (טוב) es 17 + 17 = 34, que corresponde a las 34 letras en las 3 extensiones o iteraciones de YHVH en el nivel de BaN (Maljut) y que por tanto actúa como una base para nosotros.

Por lo tanto, al decir Kol Tov (כל טוב) con la intención adecuada podemos atraer la conjunción de la energía purficada desde Jokmah y Binah y bajarla a través de Yesod, representado por Kol (כל) a Maljut, nuestro mundo representado por Tov (טוב). En realidad no podemos imaginar el aspecto que tiene, pero podemos imaginar el proceso fluyendo hacia abajo para y por nosotros justamente antes o mientras la recitamos. Y finalmente, las letras centrales en Kol Tov (כל טוב) forman la palabra Hebrea, TaL (טל), la cual el Arizal dijo que llevaría 80 años explicarla completamente, pero podemos a nuestra manera limitada comprenderla en el sentido de su significado de rocío, pues es la energía de sustento (alimento espiritual) que nos rellena cada día, la shefa (abundancia).

Sin embargo, el valor completo de la expresión Kol Tov es 67 + 40 = 107, y la suma de todos los números (כל טוב) enteros desde el 1 al 107 es 5778, el año Hebreo equivalente a 2018, el año profetizado para la llegada del Mashiaj y la geulá, la redención final. Por tanto, que al igual que el valor de Kol (CL) nos conecta con el Principio, el valor completo de Kol Tov (כל טוב) nos conecta con el final, el final de la oscuridad, y el nuevo comienzo. Y al igual que cada año de los 5778 años, el 9º de Av nos recuerda que esta oscuridad puede alimentarse de la luz y correr desenfrenadamente, también nos recuerda que ello se quema eventualmente y que nueva vida crece en su lugar.

Las iniciales en Kol Tov (CL TtVB) tienen un valor ordinal de 20, mientras que el valor correspondiente a las 2 letras siguientes (CL TtVB) es de 18, formando, por tanto 20:18 y estos 2 grupos de letras (Lamed/Vav) representan el LV (לו) de valor numérico 36, como en los 36 tzaddikim (almas de los justos) que sostienen el mundo y nos guían de generación en generación (L ́dor V ́dor) hacia el Mashiaj. Como acabo de señalar, la gematria de (L ́dor V ́dor) es 444 y hay exactamente 13 generaciones de 444 años en 5778, y 13 es el valor numérico de la palabra Hebrea para amor, y que 13 es el 2o número Estrella, como mencionamos arriba.

Todo comienza con amor. La letra final en esta secuencia es Bet (ב) de valor numérico 2, lo cual nos muestra de nuevo que los 2 calendarios son convergentes y que los dos 2018 son uno. En el año 2018 del Calendario Hebreo D-os hizo su Pacto de las Mitades con Abraham, pormetiéndole a él todo, y en el 2018 DC en el Calendario Occidental (5778 CH) está profetizado que será completado, 70 años después del nacimiento de la nación de Israel en el 1948 DC, completando ahora otra parte de la profecía y coincidiendo con el nacimiento de Abraham en el 1948 CH (Calendario Hebreo).

Mucho más, cuando añadimos 5 por las 5 letras en Kol Tov de valor completo 107, obtenemos 112, que todos (כל טוב) los cabalistas conocen como Yabok, el lugar (MaQOM) en el que Jacob eliminó al ángel oscuro y se convirtió en Israel, siendo también la unificación de YHVH de valor numérico 26 con Elohim, 86, el cual (112) en ambas instancias representa el triunfo del espíritu divino sobre la naturaleza. Esta es la energía que deberíamos derivar al interior cuando decimos y deseamos Kol Tov (כל טוב) y esta es la energía que triunfará en el 5778.

Ahora, para aquellos que entienden, la única colocación de Kol Tov (כל טוב) en 6:11 nos conecta al Nombre más elevado de D-os Ehyeh (EHYH) que también es encontrado únicamente una vez en la Torah, cuando Moisés conversó con D-os en la zarza ardiente, diciéndole a él: “Yo seré el que seré”. Hay 4 variaciones del deletreo del Nombre EHYH, correspondientes a las 4 expansiones del Nombre YHVH, y su valor total es de 611. Este es el Nombre que “será” dentro de nosotros a través del final del exilio.

Esto sólo es una pequeña cosa que podemos hacer para ganar la guerra contra la negatividad, venciendo nuestra naturaleza, ayudando a traer la redención final, pero ya es algo. Y es algo real. Y esto es un comienzo para muchos. El no hacer nada no es una opción. Por tanto, deseemos a todos y cada un L ́Jaim (Por la Vida) con la expresión Kol Tov (כל טוב), y esta vez vamos a decirlo, vamos a derivarlo en la energía de lo infinito y canalizarla con amor en nuestros corazones para nuestra familia, amigos y especialmente para nuestros vecinos. Traigamos al Mashiaj.

Kol Tov (כל טוב)

Ezra

Traducido x ISh TaM el 25-8-2014

 

Si en algunos artículos no puede visualizar las letras hebreas, necesitará descargar la fuente hebrea en su ordenador de sobremesa. Nosotros le proponemos ésta, descárguela, descomprímala y copie el archivo en su ordenador. Es muy fácil vaya al “Panel de Control”,y en “Fuentes” es donde tiene que colocarlo.
Descargar Fuente Hebrea

Hay 43 invitados y ningún miembro en línea

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies. Ver política